top of page
  • Foto del escritorRodrigo Pérez Rembao

La celebración del error

Actualizado: 5 sept 2022


Hace exactamente un año me dormí pensando que me iba a morir. Después de 12 días con síntomas leves de COVID-19, la saturación me bajó de golpe y tuve que ir al hospital. Llegué pasada la 1 de la tarde. Alrededor de las 3:30 ya estaba canalizado y recibiendo 5 litros de oxígeno por minuto para poder saturar arriba de 90. A las 10 de la noche, la necesidad se había duplicado a 10 litros. Entre las pocas cosas que recuerdo, aparece una doctora informándome sobre lo que dejaba ver mi placa de tórax: uno de mis pulmones estaba dañado, pero en ese momento era difícil determinar qué tanto. Entendía las cosas a medias porque llevaba varias horas en shock, tratando de descifrar lo que había estado ocurriendo desde las 6:30, que desperté con un ataque de tos. No era fácil. Nada fácil. Al día siguiente mi situación siguió empeorando y llegué a necesitar hasta 16 litros de oxígeno por minuto, pero no hablaré más de eso ahora. Hoy solo quiero celebrar que ese día me equivoqué.

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page