top of page
  • Foto del escritorJavier Mariano Rubio

La insoportable levedad de la educación

Actualizado: 5 sept 2022


Viñeta tomada del blog crisiseducativa.wordpress.com

Aquella persona que quiere dedicarse a la docencia no pensó hacerse rico. No he conocido a nadie del gremio que llegue al aula con la intención de convertirse en una persona económicamente próspera. Lo que sí he conocido es a montones de personas que ven a los maestros como gente sin aspiraciones: “Los que son maestros, lo son porque no pudieron encontrar otro empleo”. El docente es el gran perdedor de la sociedad, por lo menos en Latinoamérica. La percepción social se convierte en un padecimiento de la profesión. Este pensamiento cultural no solamente afecta a la comunidad académica, sino a la misma sociedad. Los padres de familia ponen en manos de maestros y maestras a sus hijos: párvulos, niños, adolescentes y jóvenes, todos son formados por el profesorado en las aulas. Me pregunto por qué, si desde su perspectiva, son una bola de perdedores.


En un restaurante, en una mesa aledaña, se escuchaba esta conversación:

-¡Ah, sí! Fulano de Tal. ¡Claro que me acuerdo de él! ¿Y qué ha sido del buen Fulano?

-Pues no le ha ido bien. Fíjate que se tuvo que poner a dar clases en una prepa porque se bronqueó con el jefe de la empresa donde trabajaba. No lo veo triste ni nada pero pos pobre huey. Una persona con su talento, ¡dando clases! ¡Qué desperdicio!

34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page