top of page
  • Foto del escritorRodrigo Pérez Rembao

Hablando se entiende la gente


La diferencia entre lo que él quiso decir y lo que en realidad dijo era tan grande que causaba espanto. Para su fortuna, la diferencia entre lo que ella escuchó y lo que logró entender ¡era exactamente de la misma magnitud!


Y así, producto de una casualidad nivel milagro –como las que ocurren cada tres minutos sin ser percibidas–, ella recibió el mensaje que él nunca mandó pero que con tanto interés había querido transmitirle.

117 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page